un mural inusual: Canoa 2016





















En marzo del 2016 pinté un mural en San Vicente de Manabí, en abril del mismo año hubo un terremoto en esa zona que devastó a la provincia, en noviembre volvimos con un grupo más extenso de artistas desde México, Puerto Rico, Rep. Dominicana, Colombia, USA y Japón, pero esta vez para pintar la ciudad de Canoa: a 10 minutos de San Vicente. Todos reunidos por la mano de una producción de película conformada por Kristy, Rodrigo y Miguel, personas profundamente conectadas con el arte, la comunidad y el mar. Miles de agradecimientos a ellos.

Mi mural estaba basado en la comunidad de Canoa, espero que las imágenes puedan ayudar a vislumbrar alguna esencia de lo que fue esa semana pintando en una ciudad que desapareció. Lo importante era homenajear a los que se quedaron, a los vivos. Gracias a Galileo, un sátiro y vivo espíritu de la playa que vino a saludarme, pude recorrer la ciudad hasta sus esquinas más recónditas y conocer a sus personajes.
Mucho otorgó este viaje, conocí a un grupo de artistas mundiales que sembraron en mí amplios horizontes. Hice nuevos amigos y encontré algo que se me perdió.
El tema no fue el mural, sino estar ahí.


Tumba y epitafio de una mujer de mi edad fallecida en el terremoto (día de mi cumpleaños) que dejó a tres hijos y un marido.


Comentarios

Entradas populares