El día del Apocalipsis






Durante el tiempo que no estuve por aquí estuve atendiendo un negocio, una pizzería muy recomendable llamada Pide Pizza donde pinté un par de murales. Éste en particular lo diseñé para crear un efecto óptico para que los clientes no noten lo larga que era la entrada. Visto desde fuera el mural es casi cuadrado pero conforme te acercas te das cuenta que es largo.

El mural me representa a mí vestido como uno de los personajes que diseñé para la pizzería corriendo hacia el caos inevitable (4 caballos del Apocalipsis) sin ninguna duda o temor. Pensaba yo que eran los problemas a los que me iba a enfrentar con el negocio y lo hice para recordarme quién era.

Al final supe que el mural se iría cuando yo salga de ahí y lo borré en 10 minutos. Estaba más que preparado para dejarlo.

Comentarios

Entradas populares